Características principales

  • Las caídas son comunes en la población anciana, pero no forman parte del proceso de envejecimiento normal.
  • Alrededor de un tercio de las personas de 65 años o más que viven en su domicilio sufren una caída anual.
  • La frecuencia se incrementa hasta el 40% en los mayores de 75 años. En los ancianos que viven en geriátricos la frecuencia anual de caídas alcanza el 50%.
  • Un 10% de los mayores que sufre una caída y vive solo, tarda entre 10 minutos y 1 hora en levantarse.
  • Con la edad se produce una disminución de las sensaciones visuo-espaciales y de la función vestibular.
  • En bipedestación el anciano muestra un aumento de la inclinación postural, lentitud de la marcha, acortamiento del paso, aumento del tiempo de contacto de los dos pies con el suelo, disminución del tiempo de elevación del pie y altura de elevación.

Causas de las caídas

La mayoría son multifactoriales y se explican por las condiciones internas del sujeto, factores medioambientales y la actividad realizada.
El 95% ocurre durante actividades habituales.

Causas intrínsecas:

  1. Enfermedades neurológicas
  2. Enfermedades cardiovasculares
  3. Enfermedades músculo-esqueléticas
  4. Enfermedades visuales, auditivas y vestibulares
  5. Enfermedades agudas
  6. Medicamentos
  7. Hábitos tóxicos

Causas extrínsecas:

  1. Suelos
  2. Cuarto de baño
  3. Cocina
  4. Escaleras
  5. Iluminación
  6. Áreas fuera de la casa
  7. Ropa
  8. Instituciones

Consecuencias de las caídas en la población anciana

Inmediatas o a corto plazo:

  • Fracturas (1-6% de las caídas).
  • Lesiones que requieren cuidados médicos (5-25%).
  • Hospitalización (1/40 de las caídas).
  • Mortalidad (2/3 de los accidentes).
  • Permanencia prolongada en el suelo. (Sus consecuencias son hipotermia, deshidratación, neumonía y graves repercusiones psicológicas).

Medio-largo plazo:

  • Síndrome poscaída
  • Trauma psicológico.
  • Limitación en movilidad.
  • Dependencia en las actividades de la vida diaria.
  • Sobreprotección familiar.
  • Institucionalización.

Prevención primaria de las caídas:

  • Nutrición adecuada.
  • Promover el ejercicio físico.
  • Prevenir osteoporosis y osteomalacia.
  • Eliminar o reducir los riesgos medioambientales.
  • Programas educativos.
  • Adecuada información al personal de hospitales y residencias.
  • Protocolos sobre caídas.
  • Programas de prevención en pacientes de alto riesgo.

Prevención secundaria de las caídas:

  • Identificar las causas de las caídas y corregirlas.
  • Prevenir o limitar las lesiones.
  • Establecer un formulario de recogida de datos de caídas en residencias.
  • Informar sistemáticamente de las caídas a los servicios sanitarios